lunes, 11 de diciembre de 2017

El cuento de la criada, Margaret Atwood

El cuento de la criada, plantea  un futuro horrible donde las mujeres casi no tienen derechos y todo se articula en torno a una religión inventada por los poderosos. La religión siempre causante de tantos totalitarismo es de nuevo la justificación junto con el miedo para imponer la perdida de las libertades. El miedo, los atentados y algunos accidentes medio ambientales hacen que los distintos países tomen diferentes medidas proteccionistas En el caso de este libro nos cuenta las medidas extremas tomadas por la sociedad de Gilead.

La novedad de esta novela ha sido para mi, que aunque hablamos de una historia ambientada en el futuro todo nos recuerda al pasado. Es como si en el futuro volviéramos a una comunidad  arcaica. Los uniformes de las criadas recuerdan las tocas luteranas. La sociedad se estructura en torno a la figura del hombre  y sólo unos privilegiados pueden tener familia y criadas. Las criadas son las escasas mujeres fértiles que no son propietarias de su cuerpo. Lo ceden a una determinada familia de los sectores privilegiados durante un tiempo con el fin de procrear para salvarse de una muerte segura. Lo peor que tampoco serán las madres de las criaturas que nazcan, eso si nacen sin deformidades. Lo mas curioso del libro es conocer cómo se articula esa situación familiar tan extraña, donde las mujeres se ven obligadas a convivir en una especie de harén donde cada una tiene su función. Es una distribución que recuerda a las sociedades islámicas en su desigualdad.
No hay caprichos ni lujos  y los poco privilegios existentes están en manos de los dirigentes. No quiero desvelar mucho de la sociedad que narra la historia porque en ir descubriendo poco a poco los pilares de esta sociedad es la clave de la narración. Lo mas terrible de todo es que a pesar de ser ficción no está tan lejos de la realidad y todo es sorprendente verosímil. Incluso la doble moral de los dirigentes que prohiben a los demás lo que se permiten así mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario